Envío Gratis en compras mayores a $549

Beneficios del ejercicio en el corazón

por Contacto Soccer en January 11, 2022

 

¿Sabías que el ejercicio físico regular moderado-intenso tiene efectos beneficiosos en la salud en general?

¿Sabías que el ejercicio físico, además de la disminución de la masa corporal permite mediar varias enfermedades que acompañan a la obesidad como la diabetes tipo 2 y las enfermedades cardiovasculares?

Varios estudios recientes han demostrado que la actividad física sostenida se asocia con una disminución de los marcadores de inflamación, una mejor salud metabólica, un menor riesgo de insuficiencia cardíaca y un aumento significativo de la calidad de vida.

El ejercicio mejora la salud metabólica general y reduce el desarrollo de diabetes tipo 2, al mejorar la tolerancia a la glucosa, la sensibilidad a la insulina y disminuir las concentraciones de lípidos en la sangre, esto ocurre principalmente a través de adaptaciones en el músculo esquelético, el hígado y el tejido adiposo.

El ejercicio físico también puede mejorar la función cardiovascular a través de adaptaciones en el corazón y vasos sanguíneos del cuerpo, permitiendo disminuir la frecuencia cardíaca en reposo, la presión arterial, el riesgo de sufrir ateroesclerosis, y aumenta la hipertrofia cardíaca fisiológica

El ejercicio aumenta los niveles de colesterol bueno (HDL), todo lo cual reduce el estrés en el corazón y mejora la función cardiovascular en personas sanas y enfermas. Dado el creciente interés en las terapias basadas en el ejercicio, veamos a detalle los beneficios del ejercicio en la salud cardiovascular y los posibles mecanismos a través de los cuales ocurren.

 

El ejercicio y la salud cardiovascular

Hay varios factores de riesgo que conducen al desarrollo y la progresión de la enfermedad cardiovascular, pero uno de los más destacados es un estilo de vida sedentario.

Un estilo de vida sedentario puede caracterizarse tanto por la obesidad como por los bajos niveles constantes de actividad física.

Por lo tanto, las intervenciones en el estilo de vida que tienen como objetivo aumentar la actividad física y disminuir la obesidad son métodos de tratamiento atractivos para combatir la mayoría de los tipos de enfermedades de los vasos sanguíneos y corazón.

De hecho, hay varios ensayos clínicos y mucha evidencia reportada en la ciencia, que han demostrado como las intervenciones en el estilo de vida, incluido el ejercicio moderado y una dieta saludable, mejoran la salud cardiovascular en las poblaciones en riesgo.

Estas investigaciones muestran los efectos de la dieta y el ejercicio, de forma independiente o en combinación, sobre la salud metabólica y cardiovascular y han determinado que la dieta, el ejercicio o una combinación de dieta y ejercicio induce la pérdida de peso, disminuye la adiposidad visceral, reduce los triglicéridos, glucosa, niveles de colesterol malo (LDL) y presión arterial, y mejora el VO2max.

Es importante destacar que varios de estos efectos beneficiosos del ejercicio son evidentes independientemente de la pérdida de peso, por lo que estos datos indican que el ejercicio, independientemente de los cambios en la masa corporal, produce mejoras significativas en la salud cardiovascular y metabólica.

 

¿Cómo funciona el ejercicio en la salud del corazón?

Existen múltiples mecanismos por los cuales, los beneficios del ejercicio físico regular actúan sobre la salud cardiovascular.

Para iniciar, el ejercicio provoca cambios generalizados en numerosas células, tejidos y órganos en respuesta al aumento de la demanda metabólica, incluidas las adaptaciones al sistema cardiovascular.

Actualmente se sabe que el ejercicio físico permite lo siguiente:

  • Permite un aumento la biogénesis mitocondrial en las células del tejido adiposo, del músculo esquelético y en las células del músculo del corazón, aumentando la respiración aeróbica dentro de estos tejidos.

    La biogénesis es un proceso donde se crean más mitocondrias en las células, siendo las mitocondrias parte importante en las células para la producción de energía y respiración celular.

    Entre más oxígeno llegue a nuestras células del cuerpo, mejor.

  • Además, el ejercicio mejora el suministro de oxígeno en todo el cuerpo a través de la vasodilatación y la angiogénesis.

    Siendo la vasodilatación un efecto donde los vasos sanguíneos se ensanchan o aumentan el tamaño de sus orificios lo que permite un mejor flujo de sangre, de oxígeno y nutrientes; mientras que la angiogénesis es un proceso donde se crean nuevos vasos sanguíneos en el cuerpo.

  • El ejercicio provoca un efecto antiinflamatorio a largo plazo que está inversamente relacionado con el aumento de la inflamación que se suele observar en las enfermedades cardiovasculares y en la obesidad.

    Debido a las sustancias químicas liberadas por el músculo esquelético durante el ejercicio físico, se puede mediar parcialmente estos efectos antiinflamatorios y promover entre los tejidos los beneficios cardiovasculares.

    Entre menos inflamación tenga nuestro cuerpo a nivel celular, mayor salud.

Conclusiones

Es importante saber que la principal causa de muerte en México son las enfermedades del corazón.

Por eso el ejercicio físico es un tratamiento no farmacológico con mucha evidencia en la salud y en la enfermedad. Junto con la alimentación saludable y correcta, permite disminuir las probabilidades de morir por alguna enfermedad relacionado con el corazón como es un infarto. 

Practicar ejercicio regular de moderado a intenso, permite invadir a nuestro cuerpo de sustancias químicas, cambios fisiológicos y estructurales que permiten un efecto a corto y largo plazo para tu corazón.

Te invitamos a añadir o seguir practicando ejercicio físico a tu rutina diaria.